miércoles, 4 de enero de 2017

Antiguos aperos III

Los siguientes aperos, vasijas... nos los ha enseñado nuestro vecino Victorino. 

El primero de ellos es un Dujo, que eran antiguos colmenares para abejas. Se usaba el tronco de un árbol y a la mitad de su altura se hacían la entrada y salida para las abejas. Con el tiempo se fueron sustituyendo por cajas rectangulares.


En la siguiente foto tenemos dos Tinajas. Estas estaban hechas de barro y se usaban para conservar alimentos. Se metía por ejemplo chorizo, en aceite de oliva, y se tapaba con un madero.


Aquí tenemos una Tubilla. En el enganche, que os dejo señalado con la flecha roja, se colgaba una cazuela con las ascuas y se metía debajo de las camas para las frias noches.


La siguiente cesta se llama Rodela. Se hacía de paja y mimbre de sauce, que se pelaba en invierno. Se hacía cuando el material estaba verde y se usaba para que el pan, tapado con un trapo, reposase durante la fermentación.


A continuación tenemos la Lámpara de carburo. Era un dispositivo de luz a gas. Tenía una pastilla negra-grisácea. En un compartimento se echaba agua, que reaccionaba con la pastilla; dando como resultado una llama muy luminosa. Sin embargo, se estropeaba mucho por la formación  de cal.


Las siguientes Tijeras, a diferencia de las actuales, estaban hechas de una sola pieza y carecían de agujeros donde meter los dedos, ya que la fuerza se hacía de forma lateral. Con estas tijeras se esquilaba y se cortaba carne del cochino.


Victorino también nos enseñó la Pala y la Orca, usadas a la hora de trillar. Se hacían de una sola madera. Cuando la orca no podía hacer más se usaba la pala. Esta orca es de cuatro puntas, pero las hay de tres y de cinco.


Y ya terminando, os enseño la Banca, donde se colocaba al cerdo para la matanza; el Huso, empleado para elaborar hilo fino, y hacer por ejemplo calcetines; y, por último, una Pala, que se usaba a la hora de hacer pan en el horno del pueblo.