martes, 5 de julio de 2016

Cuajo Vegetal, Piérnigas

El conocimiento de este cuajo natural lo tenía todo el pueblo en aquel entonces. Isidro Rebollo nos cuenta que cuando el era pastor, ordeñaba a las ovejas y después de cuajar la leche con esta planta, la comía con la hogaza de pan que hacían en el horno del pueblo.


La planta no se puede llevar a cualquier lado pues una vez cortada, si no se aprovecha la sabia que rezuma en el momento, ésta se seca y ya no se puede usar. Además, a partir de agosto la planta se va secando. 


Según Isidro, solo son necesarias dos o tres gotas de la sabia de esta planta, para cuajar medio litro de leche, si se echasen más podría resultar amarga. Una vez echadas las gotas, hay que evitar mover el recipiente.


Por el camino nos encontramos con otra planta que no tiene ningún uso pero que es muy llamativa. Según Isidro la llamaban cascabel. 

No hay comentarios: