miércoles, 19 de febrero de 2014

Antiguos aperos

Los siguientes aperos nos los enseña Julián López. 

Por un lado, se encuentra esta vieja morcillera.

Antiguamente, las morcillas se hacían en este tipo de morcilleras. Una vez que se mezcla el arroz y la sangre se mete en la piel de las tripas del cerdo. Para ello colocaban la tripa en esa especie de colador de hierro que se puede ver en la imagen; la masa de la morcilla se metía por la boquilla de arriba y con la palanca se apretaba para que se metiera en la tripa. Según salía y se ataba. 

A continuación, las dejaban en el caldero alrededor de hora y media y se esperaba a que se cocieran; cuando estarían cocidas se apartaba el caldero del fuego y se las dejaba.


 



En la siguiente imagen aparece una Beldadora, que era una máquina con la que se separaba el grano de las pajas y suciedad que contenía, después de haberse trillado en la era. Julián nos contaba que con ella se ahorraba mucho trabajo. Esta Beldadora, nos la enseñaba Julián en el pueblo vecino de Rojas de Bureba.


Por último, la media fanega. Se utilizaba para medir  el volumen. En La Bureba, era una unidad de superficie equivalente a 2.000 metros cuadrados, es decir, 5 fanegas de terreno de cultivo hacen 1 hectárea. A algunos les sonarán también otras medidas como los celemines y varas.



También nos enseñaba un antiguo baúl de su familia en el que guardaban antiguamente la ropa, así como una antigua destripadora utilizada para la labranza.